domingo, 24 de abril de 2011

Estoy en casa.
Gracias al colibrí, a las flores rojas, al insecto guerrero, a los árboles, al agua, al ahuehuete, al sol, a las ardillas, a las aves, a las águilas, a los niños, a Andrecito, a los cantos, al abuelito fuego, a las hormigas, a la lluvia nocturna, a las mariposas, a los cuatro rumbos, a la tierra, a la ofrenda, a la noche, a mi propósito y  mi gran voluntad...Para que la paz exista, hay que soltar el control. Que la medicina permanezca todos los días. Que de mi boca salgan flores y no más flechas...
TLAZOCAMATI