jueves, 16 de diciembre de 2010

Ausencia...
Es todo lo que tengo.
Frágil, viajando y buscando, he perdido todo...
Tu silencio, de noche incansable.
No hay palabras, he perdido todo.
La belleza, la ternura de tu abrazo.
¿Qué sentido tiene amar tanto?
¿Quién, en algún lugar lejano, quiere mirar mis ojos?.

7 comentarios:

Oz dijo...

¡Qué profunda ausencia! Sabe a angustia, a tristeza, a amargo vacío, a desolación.
Sin embargo, siempre habrá quien quiera mirar esos ojos. Pero, ¿querrán ellos mirar otro par que no sea el que se perdió de vista?
Sólo el tiempo curará algunas heridas.

Meme dijo...

Yo quiero.

Anónimo dijo...

Qué triste la lamentación eterna, ser una pequeña doliente a quien la vida le debe todo, hasta cuando la pena serán los ojos con los que provocas la mirada, hasta cuando la dependencia, la mártir.
Porque no dejar de ser la niña frágil para ser una mujer fuerte, alegre, independiente, libre para tomar la belleza de la vida, que tu viento causen brillos en el aliento de los demás.
Donde está la libertad, la felicidad, la fuerza, la mujer que ahora guardas.

Oz dijo...

¡Uy, Anónimo! ¿Estás regañando a la poesía por manifestarse como lo hace? ¿Le jalas las orejas a la expresión del sentimiento que fue en algún instante?
A veces llorará la niña frágil. A veces cantará la mujer fuerte.
Es humanidad, que le dicen.

El camino se llena de flores dijo...

¿La mujer que guardo?...no existe.
Frágil y fuerte, simples conceptos, detrás existe algo infinito, solamente la poesía puede describirlo:"Así como la abeja liba en la flor, sin dañar su color y escencia, y luejo se aleja, llevándose únicamente la miel, así el sabio pasa por esta existencia".(DHAMMAPADA).

Anónimo dijo...

Tienes razón Lau “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional” tú decides cuantos años más. Deseo amor y tranquilidad para tu existencia.

El camino se llena de flores dijo...

Anónimo... ¿quién eres?.. dame una pista..je!